Momentos en pausa


Dicen que para lo que se quiere siempre se tiene tiempo. Quienes lo dicen están en lo cierto.
Uno puede sacar tiempo para todo lo que le apetece por muy cansado que esté o por mucho trabajo que tenga acumulado.
Podemos sacar una hora para quedar a comer con un buen amigo o amiga, media hora para meditar cada mañana, cinco minutos para llamar por teléfono a nuestra madre y preguntarle que tal le fue hoy o un minuto para respirar hondo y dar las gracias por todo lo bueno que te sucede aunque sea poquito, por ejemplo.
Mi opinión es la de que jamás hay que hacer algo que nos suponga un compromiso, no nos haga sentir bien o altere nuestra armonía. Pero si por el contrario es algo que sabes que va a aportarte o sacarte una sonrisa de esas que salen del corazón antes de dibujarse en la boca, hazlo. Aunque al resto opine distinto o pueda parecerles una chorrada, hazlo.
Saca tiempo por que si sabes como organizarte siempre lo tendrás.
La prisa en un concepto que dependerá siempre de como te organices, convirtiendo tu día a día en un caos lleno de acelerones y frenazos o en un mar de calma en el que podrás paladear cada momento.

Hace pocos días volvía de trabajar con bastante cansancio físico acumulado. Tenía muchísimas ganas de llegar a casa, quitarme los zapatos, ponerme ropa algo más cómoda y almorzar aunque fuesen las cuatro de la tarde, pero poco antes de llegar vi unas vacas pastando tranquilamente sin ningún tipo de preocupación más que la de comer y simplemente estar.
Saque mi cámara y le pregunté al señor que las cuidaba si le importaba que me acercase y les hiciese unas fotos y aunque algo sorprendido accedió, con la amabilidad característica de aquellos que viven rodeados de animales.
Y de repente no estaba cansada, no me dolían los pies ni tenía calor o hambre; estaba haciendo lo que me gustaba y me hacía sentir la mente en calma.
Así fue como sin darme cuenta y por un momento pude sacar media hora después de trabajar pausando un momento en mitad del campo y disfrutando del "ahora".
Pues así, con todo. Os lo recomiendo.



Si tienes interés en comprar lámina de alguna de mis fotografías puedes pasarte por  mi página Facebook, por mi Instagram o bien en este mismo blog y sentirte libre para realizarme cualquier pregunta sobre ellas, los diferentes precios y tamaños, etc.