Nos vamos de comunión.




Cuando trabajo con niños y sobre todo haciendo sesiones de fotos para sus comuniones procuro huir de las poses forzadas de antaño, escenarios recargados y posteriores ediciones oscuras o con tonalidades "duras". Los niños para mi son luz, pura espontaneidad y creo que debe ser así como hay que mostrarlos, en escenarios abiertos, con risas, saltos, carreras y dejándoles ser ellos mismos en todo momento.
No solo trato que se lleven unas bonitas fotos, también un bonito recuerdo del día que se las hicieron. 


Hace nada tuve la oportunidad de trabajar con María, un amor de niña muy despierta y de lo más risueña. Si me gusta poder dedicarme a lo que me apasiona, cuando coincido con personas que me alegran el día con sus risas y su mera presencia me gusta mucho más, así que gracias tanto a ella como a su familia por hacerme esa mañana de sábado tan amena y llena de anécdotas divertidas.
A veces hay algunas sesiones que recuerdo con especial cariño y esta sin duda alguna será una de ellas.




Por aquí os dejo varias de las imágenes pertenecientes a la sesión de comunión de María, dónde podemos verla con un precioso tocado hecho a mano por Tocados Jacqueline, a la cual aprovecho y también doy las gracias por recomendar siempre mis trabajos. 
Si tenéis alguna consulta o estáis interesados/as en tener una sesión conmigo podéis poneros en contacto escribiéndome a nonareina.fotografia@gmail.com donde os atenderé sin ningún tipo de compromiso.