Desaprender para volver a aprender.




Me costó desaprender todo lo anteriormente aprendido y cambiar los patrones que tenía implantados para sustituirlos por otros nuevos. Continuo desaprendiendo para volver a aprender, y espero continuar hasta que mis facultades me lo permitan.
Aprendí a dar sin esperar o pedir nada a cambio, a no exigir. Aprendí a no enfadarme o sorprenderme cuando son otros quienes te exigen a ti, material o emocionalmente, a respetar que no todos hacen las cosas como yo las hago, pero no por eso son peores o mejores y a dejarles seguir por caminos distintos al mío.
Estoy aprendiendo muchas cosas, un porcentaje pequeñísimo en comparación con todo lo que me queda, pero sobre todo estoy aprendiendo a ser agradecida cuando soy yo quien recibe.

La gente suele decir que hay que llamar a muchas puertas y que alguna se abrirá. Yo discrepo y creo firmemente que son ciertas puertas las que te piensan, te eligen y te llaman a ti.


Muy contenta con el visto bueno de mi clienta y muy agradecida de que gracias a este encargo estén saliendo otros. Jamás imaginé que el hecho de coger papel y lápiz y hacer aquello que me hacía "desconectar" desde que era niña iba a acabar dando tanto de sí.
Estoy contenta, porque despertar con la alegría de saber que voy a dedicar mi tiempo a hacer lo que me llena, tanto dibujando como haciendo fotografía, no tiene precio.


Si estáis interesados en tener alguna de mis ilustraciones, encargos personalizados o alguna otra cosa relacionada con mi trabajo que sea de vuestro interés podéis escribirme a nonareina.art@gmail.com donde os atenderé sin ningún tipo de compromiso. También podéis pasaros por mi tienda en ETSY, donde se encuentran también algunos de mis artículos a la venta.